educadiversa.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

10 claves para identificar el acoso escolar

E-mail Imprimir PDF

image_informe_bullying_homofobicoUtilizar la palabra acoso escolar es ya de por si indigesto, cuanto más si nos adentramos a conocer todo lo que conlleva esa sinrazón de maltrato hacia otra persona de forma intencionada, persistente, sin que exista provocación alguna por parte de la víctima y abusando de un desequilibrio de poder entre el acosador y la víctima. Estamos ante una lacra que arrastra la sociedad y el sistema educativo es fiel reflejo de ésta.·

 Según el informe de “El maltrato entre iguales en educación primaria y E.S.O. en Euskadi” (2012), existe un porcentaje mayor de situaciones de acoso en el tercer ciclo de Educación Primaria (23,3-20%) que en la E.S.O (18,8-11,4%). Fíjense, estamos hablando de edades muy tempranas (10-12 años) en las que se manifiesta la violencia en porcentajes muy elevados, cuanto menos es llamativo, ¿no creen?

A la vista de estos y otros datos, aún hay profesionales del mundo de la educación que insisten en que en sus centros no existe bullying… si hay algo de lo que se vale el acoso escolar es que impera la ley del silencio sin que padres ni educadores lo perciban en toda su expresión y agudeza. No se engañe, el acoso ha existido siempre, pero quizás ahora en los últimos años se percibe con mayor acentuación debido al alcance de algunos casos, la repercusión en los medios de comunicación y la existencia de algunas investigaciones realizadas. A esto, habría que añadir el hecho de que la violencia se vive de manera indirecta o directa en nuestros hijos a través de la  televisión, videojuegos, internet, el lenguaje en sí resulta a veces agresivo, además en una sociedad de la información, si uno busca, encuentra lo que desea. Pero lo más importante es que lo ven en nosotros, en la sociedad en la que vivimos, en sus propias casas y familias… hace falta más que nunca una educación en valores, un modelo de convivencia escolar exitoso, en definitiva una formación en inteligencia emocional tanto para docentes como alumnos.

¿Nos encontramos ante una sociedad agresiva? Muchos de vosotros pensaréis que depende con quien nos comparemos, siempre habrá sociedades más agresivas o menos, pero realmente eso no sirve, debemos luchar por minimizar cualquier acto de agresión, no puede ser bueno que exista tanta violencia y que nos quedemos impasibles viendo lo que nuestros chicos e hijos viven en las aulas y por añadidura, también, fuera de ellas.

Debemos dar pequeños pasos, comencemos por ejemplo en cómo saber identificar casos de acoso. ¿Qué indicios puede revelarnos el comportamiento de la víctima? Presentamos aquí 10 claves que deberían hacernos sospechar:

  1. El alumno que sufre bullying, puede comenzar a bajar su rendimiento académico, puesto que puede presentar una falta de concentración y atención incluso en alumnos brillantes.
  2. No quiere asistir al colegio o instituto, pudiendo presentar faltas injustificadas.
  3. No suelen pedir ayuda a sus padres ni profesores porque sufren de amenazas y   piensan que los adultos no les entenderán y restarán importancia a lo que le está aconteciendo. Lamentablemente hoy aún se piensa, que son cosas de críos, que por ahí hemos pasado todos, que lo que tiene que hacer es plantarle cara al acosador, etc.  No se deje engañar, el acoso escolar es algo serio que va minando poco a poco a la persona y esa situación de indefensión y rechazo puede llevarle a pensar que es culpable de todo lo que le ocurre e incluso que lo merece.
  4. Se muestra solitario, apenas habla, sale y entra el último en la clase, difícilmente se relaciona con compañeros y si lo hace son muy pocos.
  5. Su autoestima baja, aunque puede ocurrir que este síntoma pudiera ser ya un perfil de la víctima en cuestión.
  6. No le llaman por teléfono amigos del instituto o colegio y tampoco los trae a casa ni habla de ellos.
  7. Cuadro de ansiedad, nerviosismo, vómitos, pueden somatizar físicamente por lo que está pasando.
  8. Puede afectar al sueño, le cuesta ir a dormir, lo retarda lo máximo posible y cuando lo hace puede tener pesadillas.
  9. La falta de apetito también puede ser un indicador de que algo no marcha bien, especialmente si no ha tenido nunca problemas de ese tipo.
  10. Pérdida de material escolar o ropa y material estropeados: libros, calculadora, agenda, estuche, sudaderas, cazadoras, etc… pueden ser objetivo de los acosadores. Es posible que la víctima sea una persona despistada, pero cuando ya ha pasado en varias ocasiones y sus respuestas no son convincentes, es preferible ponerse en alerta.

¿Cómo debemos actuar ante un caso así? Lo primero de todo es acercarse a la posible víctima, hablar con ella, practicar la escucha activa, empatizar con ella contándole alguna experiencia conocida que hayamos vivido o que conozcamos de primera mano. Es importante que perciba apoyo y seguridad o bien por parte de algún profesor o los propios padres. Comunicar la situación cuanto antes a padres, tutores, profesores, director del centro escolar y establecer planes de actuación e intervención en todo el centro y en especial hacer un foco de atención allá donde esté situado el agresor. Para la víctima será de gran ayuda un psicólogo especializado en temas de acoso escolar.

A veces ocurre que ni los propios acosadores, ni los propios espectadores son conscientes del daño que se le está haciendo a la víctima, ante la duda, si eres alumno, nunca comiences ni sigas ese juego y siempre intenta ponerte en el lugar de la persona que lo está sufriendo. El que sea un acto persistente en el tiempo, hace que normalmente se produzca un daño que arrastrará toda su vida si no se llega a actuar a tiempo. Si tú percibes el acoso hacia un compañero/alumno y no actúas en consecuencia, no lo dudes, estás de parte del acosador, muchos espectadores tienen miedo también y no quieren convertirse ellos en las nuevas víctimas, muchos profesores tienen tantos temas por los que preocuparse que no atienden a determinadas señales o simplemente miran hacia otro lado restando importancia… pero realmente, en los espectadores reside la fuerza porque pueden ser mayoría. Así que si detectas acoso en tu aula, únete al grupo mayoritario de espectadores y actúa en conjunto y en consecuencia (sin violencia evidentemente) para desprestigiar al acosador/es y minimizarlo. Estas personas buscan el reconocimiento, un estatus que la clase en conjunto puede arrebatar. Y ante la menor duda, siempre comunica los hechos acontecidos a adultos que puedan manejar la situación de forma óptima.

Si eres padre o madre, dedícale tiempo a tu hijo, habla con él, pregúntale como está, cómo se siente, muéstrate comprensivo y cercano, dale la confianza que necesita para que te lo cuente y sienta que para ti, sí que es importante.

Si eres un educador estate alerta, utiliza el sexto sentido, formad un grupo de trabajo entre todos los profesores, en las tutorías tratad casos reales de acoso y percibid las opiniones de vuestro alumnado. Sabemos que no es tarea fácil, que el día a día os absorbe y que tenéis una mochila enorme en vuestras espaldas, pero merece la pena intentarlo, el valor y el sentido de muchas vidas están en vuestras manos.

Ni que decir tiene, que cuanto antes se detecte el acoso, antes se actuará y las repercusiones psicológicas de la víctima serán mucho menores. Sólo nos queda un camino: avanzar en una carrera llena de obstáculos afortunadamente, no todos insalvables.

 

Servicios

Asesoriapsicologica2

Face_it_by_ildalina_by_clno_2

botn_Psicoeduca

 

COLABORADORES

Banner
Banner

Colabora con los proyectos de Educadiversa

Gracias por tu donativo

Amount: 


Guía para dejar el armario

INICIATIVAS

  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator
  • JoomlaWorks Simple Image Rotator

BLOGS