Gays, lesbianas y bisexuales que reciben el apoyo de sus padres cuando salen del armario presentan una mejor salud psicológica

Lunes, 23 de Abril de 2012 12:02 dosmanzanas.com Artículos - diversidad afectivo-sexual
Imprimir
imagenautoayuda07Parece razonable pensar que sea así, pero ahora lo demuestra la evidencia científica. Un estudio llevado a cabo por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston (Massachusetts) muestra que salir del armario tiene consecuencias positivas para la salud mental cuando además se cuenta con apoyo familiar.

El estudio, que ha revisado datos procedentes de 5.658 individuos abiertamente LGB del estado de Massachusetts de entre 18 y 64 años, encontró que aquellos que recibieron el apoyo de sus padres cuando les revelaron su orientación sexual (alrededor de dos tercios) presentan de forma significativa un mayor bienestar mental así como una menor incidencia de problemas relacionados con el abuso de drogas que aquellos que no contaron con apoyo parental. “Dadas las elevadas tasas de suicidio y autolesiones en los jóvenes LGTB, así como el alto coste de tratar problemas mentales y problemas relacionados con las drogas de abuso, es crítico que entendamos la importancia de promover una mejor salud en los chicos LGTB”, ha declarado la doctora Emily Rothman, una de las autoras del estudio. “La forma en la que los padres tratan a sus hijos LGB cuando salen del armario es un asunto de salud pública importante, que hasta el momento ha merecido poca atención”, ha añadido.

Resulta interesante destacar que en cualquier caso existe un beneficio de “salir del armario” ante los padres respecto a aquellos que deciden ocultarles su orientación sexual, pero este beneficio es sobre todo mayor en el caso de lesbianas y mujeres bisexuales, mientras que no resulta tan llamativo en el caso de gays y varones bisexuales. “Es posible que el estrés de no revelar tu sexualidad a tus padres afecte de forma distinta a hombres y mujeres”, ha hipotetizado Rothman. “Puede que los hombres gays y bisexuales sean más capaces de desarrollar sus vidas sexuales al margen de sus padres con menor grado de estrés“, ha añadido, aunque la investigadora no descarta que dicha diferencia pueda estar en relación con las características de la muestra estudiada.

Puedes acceder al abstract del estudio, publicado en la revista ournal of Homosexuality, pinchando aquí.